El mural de los bebedores de Cholula

Mural bebedores

Enrique Taboada Pérez

Puebla tiene una ciudad hermana llamada Tlaxcala, crecen juntas, se alimentan una de otra, tienen una historia en común, una virgen en común y, desde luego, un pasado donde se difuminan sus fronteras.

Se festejó en la ciudad de Tlaxcala el Congreso Nacional del Maguey y el Pulque, donde el Doctor  Eduardo Merlo Juárez presentó su conferencia “El mural de los bebedores de Pulque” tras la cual, para no variar, improvisamos una pequeña pero significativa entrevista.

La Cultura en Puebla: ¿Qué siente estar en Tlaxcala?

Eduardo Merlo Juárez: Bueno, Tlaxcala es un lugar increíble, histórico, tradicional. Mágico, le podríamos llamar en esta novedad que han inventado de “pueblos mágicos” que de “mágicos” no tienen nada. Tlaxcala sí es mágico y no necesita ninguna declaración, es un pueblo, una ciudad extraordinaria que refleja la importancia que tenía esta cultura en el mundo prehispánico y que la ha sabido trasladar a la época colonial y a la actualidad; Tlaxcala es una ciudad atractiva, la gente guarda sus tradiciones celosamente, se siente orgullosa de ser tlaxcalteca y uno siente esa identidad.

LCP: Platíquenos un poco sobre su conferencia.

Eduardo Merlo

EMJ: Bueno, mi conferencia trata sobre un mural, un fresco que se pintó en Cholula alrededor del siglo II de nuestra Era, en dónde sobresalen unos personajes, muchos, que están uno frente a otro escanciando una vasija grande, de pulque. Desde que se descubrieron en 1977, los arqueólogos lo llamaron el mural de los bebedores, creo que es el nombre apropiado, los  bebedores de Cholula; es el mural más grande que conocemos en Mesoamérica, tiene 72 metros de largo y 2 niveles en el propio mural, a veces tres, en donde se ven evidentemente personajes embriagándose. Uno diría ¿a quién se le ocurre pintar un mural de una borrachera colosal?, pero es que no es una borrachera cualquiera, es una borrachera ritual, es decir, los antiguos pobladores de México, en determinadas fiestas, se emborrachaban. En el caso de Cholula esa borrachera es para la ceremonia de horadación de las orejas y la nariz de los sacerdocios. ¡Y duele!, duele que a uno le perforen las orejas, que le perforen la nariz, entonces el pulque atenúa el dolor y sirve como parte del ritual.

LCP: ¿Que tan importante fue el pulque para el mundo cholulteca?

EMJ: Fue fundamental. El pulque en todo Mesoamérica fue el licor, el único licor embriagante que se conoció. Y si bien era mal visto que cuando no había pretexto la gente se emborrachara, también era obligatorio en determinadas fiestas. Y yo creo que este es un elemento que  deberíamos extrañar, porque había fiestas públicas en donde la gente se emborrachaba y todo el mundo se quedaba tranquilo, había menos bronca, menos agresiones, porque todo se echaba afuera con motivo de las celebraciones donde el pulque era lo importante. No lo tenemos ya, está mal visto que alguien se emborrache, a nadie se le ocurriría una ceremonia donde todos tuvieran que emborracharse, pero es una catarsis, es una manera de que la gente saque todo lo que tiene en una sola ocasión. Y después de eso todo estaba tranquilo en la sociedad.

LCP: ¿Qué opina sobre la pérdida de la tradición de tomar pulque en Puebla?

EMJ: Es lamentable, la tradición se perdió por culpa de los medios de comunicación a principios del siglo XX. Empezaron a funcionar… por ejemplo, en la casa Madero, la familia de Francisco I. Madero, comenzaron a meter licor de uva, el brandy por decirle de alguna manera, y la gente no lo tomaba; también sacaron la cerveza, que tampoco nadie tomaba porque estaban acostumbrados al pulque. El pulque era una bebida barata, era una bebida que los llenaba completamente, sin ningún problema y no consumían  cerveza ni alcohol. Entonces se comenzó una campaña terrible, alegando que el pulque era algo sucio, que estaba contaminado, que se fermentaba con excremento. Y entonces lograron su cometido, la gente dejó el pulque pensando que era cierto lo que se decía y empezó a tomar cerveza y alcohol. Y viene un cambio drástico, bruto, para la sociedad mexicana, que dejó esta bebida sana y prefirió las otras que, realmente, esas sí hacen daño.

Eduardo Merlo a

LCP: Última pregunta: ¿qué opina sobre la relación Puebla-Tlaxcala?

EMJ: Bueno, Puebla y Tlaxcala comparten una tradición impresionante, una gran tradición, aunque eran señoríos diferentes en el mundo prehispánico, en la época colonial convivieron. Tlaxcala era parte de Puebla. Puebla era parte de Tlaxcala, y no podemos negar que hay una relación muy estrecha en estas dos regiones. O la virgen de Ocotlán,  patrona de Tlaxcala, es patrona de Puebla, y los poblanos no sabemos siquiera que es nuestra patrona. Hubo diferencias muy grandes porque los poblanos criticaban a los tlaxcaltecas,  los tlaxcaltecas a los poblanos, pero somos lo mismo, una misma región y tenemos muchas cosas en común -y muchas cosas diferentes que nos lo hacen atractivo en cada uno de los lugares-, pero en general compartimos mucho más que lo que tenemos de antagónico.

Entre el  pulque y el maguey, el doctor Merlo se despidió de nosotros, a fin de cuentas tiene razón: Puebla y Tlaxcala son casi lo mismo, el pulque debe de regresar a nuestras costumbres y, ya entrados en gastos, debemos fortalecer los lazos entre las dos ciudades, entre estos dos estados, pues hay una historia que las une, una historia llena de delicias que, como el pulque, esperan el momento de reaparecer.

-       Pulque para dos, por favor…

-       Trabajan…